¿Quieres fuego, amigo?