Angioplastia: La operación que salva vidas



La angioplastia coronaria consiste en limpiar las arterias del corazón (arterias coronarias) mediante las introducción de catéteres (tubitos) en el cuerpo. La arteria femoral localizada en la ingle es el lugar por donde habitualmente se introducen los catéteres, ascendiendo posteriormente por la arteria aorta hasta llegar al corazón.

La inyección de contraste en el interior de las arterias coronarias nos permite ver las obstrucciones que puedan existir.

Mediante el inflado de unos pequeños balones y la colocación posterior de unos muelles (llamados “stent”) se puede limpiar la arteria. En ocasiones es necesario utilizar muchos stents para tratar varias zonas enfermas en una misma arteria o en distintas arterias.

video